Ponerse en Forma Después de Algún Tiempo de Inactividad Requiere de Ciertos Cuidados para Evitar Lesiones

Por fin te deci­dis­te a poner­te en forma de nuevo y esa suscrip­ción al gimna­sio recién paga­da es un buen paso para lograr­lo, ¿no es así? Ya compras­te todos tus acce­so­rios… Tenis, guan­tes, toalla, pants, shorts… y hasta una bote­lla de agua, todos nueve­ci­tos y ya los tienes listos y empa­ca­dos en tu relu­cien­te mochi­la. Ya inclu­so cargas­te tu repro­duc­tor Mp3 con toda la compi­la­ción de Led Zeppelin. ¡Qué bien! Ahora sí estás listo para poner­te en forma otra vez, pero no te olvi­des que mien­tras todo lo que has compra­do es nuevo, tu cuer­po… ¡ya no lo es tanto!

Como-ponerse-en-forma

Si eres como la mayo­ría de los hombres y muje­res mayo­res de 40 años, segu­ra­men­te que en la últi­ma déca­da o dos te has ido olvi­dan­do de mante­ner una buena condi­ción físi­ca. Eso suce­de frecuen­te­men­te y es compren­si­ble: has teni­do que dar prio­ri­dad al pago de las factu­ras, a la nece­si­dad de aten­der tu traba­jo y obli­ga­cio­nes profe­sio­na­les, a la forma­ción de una fami­lia o al simple hecho de vivir la vida.

Así es como todos vamos perdien­do la firme­za en los múscu­los, nos vamos ponien­do un poco más redon­dos” y mucho más lentos para subir las esca­le­ras. Pero tú has deci­di­do que ya no más, y con tu reno­va­do vigor (o quizá obli­ga­do por esa sutil” reco­men­da­ción de tu médi­co), irás de nuevo al gimna­sio para recu­pe­rar tu anti­gua gloria… y acabar lasti­ma­do. Sigue Leyendo →