7 respuestas

  1. avatar
    Tania Velaz­quez San Miguel
    8 de junio

    Hola quiero aumentar mis glu­teos y tener unos glu­teos de escan­dalo :)

    • avatar
      Plinio Evelson
      10 de junio

      Hola Tania, tú puedes hacerlo si das un paso más y llevas ese deseo a la acción… Te encuen­tras a tan sólo un clic y 5 semanas de dis­tancia para lograr esos glú­teos de escán­dalo que quieres tener 😉

  2. avatar
    Fercho
    20 de septiembre

    Hola, hace 2 semanas que leí tu artículo me animé a com­prar el libro para mi y para mi her­mana, porque los dos, por gené­tica supongo, estamos bien des­nal­gados. Ella incluso estaba pen­sando en ope­rarse, hacerse una trans­fu­sión de grasa o algo así.

    La verdad me pareció casi que rega­lado con­si­de­rando los bene­fi­cios que se pueden obtener y valía la pena probar, total, pensé, si no fun­ciona reclamo la garantía. Bueno, pues te comento que estamos sor­pren­didos por los resul­tados que hemos obte­nido hasta ahora. El aumento ya se nos empieza a notar, sobre todo a mi her­mana, que es la más dedi­cada y dis­ci­pli­nada de los dos… está que no cabe de ale­gría.

    Yo pensé que a mi por ser hombre no me iba a servir, pero la verdad que sí estoy viendo resul­tados. Los dos estamos muy entu­sias­mados y todavía nos falta, vamos a seguir con todo a ver hasta donde logramos que nos crezcan estas nalgas planas (bueno, ya no tan planas :)).

    No quise dejar de venir para comentar mi (nuestra) expe­riencia y agra­de­certe por este libro tan bueno, de verdad muuuy reco­men­dable! Muchas gra­cias de verdad, cóm­prenlo y hagan lo que indica, es muy efec­tivo y está bas­tante fácil de seguir.

    • avatar
      Plinio Evelson
      2 de octubre

      Hola Fercho, me da muchí­simo gusto que tú y tu her­mana hayan seguido la reco­men­da­ción y ya estén viendo resul­tados posi­tivos en el tamaño de sus glú­teos… Sigan así hasta alcanzar su meta y muchas gra­cias por venir a comentar tus pro­gresos, segu­ra­mente eso moti­vará a muchos a seguir este exce­lente curso de nuestra gran amiga argen­tina Sofía San­teliz.

Volver arriba
móvil escritorio